poemas: Jorge Falcone, Oscar Portela
 
 *Homepage 
 carta da navigare 
 *libri consigliati 2008-2006 
 libri consigliati 2005-2004 
 libri consigliati 2002-2003 
 *saggi: Alberto M. Cirese 
 saggi: Nicola Lalli 
 poesia psicoanalisi antropologia 
 poesia psicoanalisi antropologia 
 *kinoglaz-doc: visioni scelte 
 arcoiris tv: cinema 1914-1956 
 arcoiris tv: cinema 1931-1978 
 *Franco Costabile 
 Giuseppe Impastato 
 Franco Scataglini 
 Salvatore Toma 
 *ensayos: María Zambrano 
 ensayos: P. Mora 
 ensayos: P. Mora O. Portela 
 sobre la guerra 
 poemas: P. Mora E. Dalter 
 poemas: J. Falcone O. Portela 
 *antropologi narranti 
 scrittori medici 
 *Silvana Baroni 
 Vivian Lamarque 
 Anne Sexton 
 *webmater E. De Simoni: 
 immagini: Molise 
 beni immateriali 
 scritture di antropologia 
 poesie terapie 
 analisi urbane 
 di sguardi di luoghi 
 sconfinamenti 
 poesie musei 
 poesie terra 
 poesie ali 
 *silloge: M. Agostinacchio 
 silloge: F. Alborghetti 
 silloge: R. Astremo 
 silloge: N. Bidoia 
 silloge: P. Fichera 
 silloge: F. Franzin 
 silloge: C. Grattacaso 
 silloge: R. Ibba 
 silloge: G. Impaglione 
 silloge: C. Pagelli 
 silloge: M. Corsi 
 silloge: M. Pizzi 
 silloge: L. Rocco 
 silloge: M. Saya 
 silloge: A. Spagnuolo 
 silloge: N. Stramucci 
 contributi poetici 
 contributi poetici 
 *risorse web 
 *contatto 
 
 
 


 
 
"No he elegido otro camino
que el de los que actúan
para la liberación del hombre"
Pier Paolo Pasolini


 

 
ORACIÓN POR PIER PAOLO EXPULSADO DEL PARAÍSO

Fuiste Pedro y Pablo a la vez.
Marxista, poeta de la imagen,
hereje, dramaturgo y mártir.
Pedro por ser la piedra
fundamental de una iglesia bizarra.
Pablo, como Saulo, porque naciste
en hogar de centuriones y buscaste
sinembargo escarmentar a tu padre
siendo el peor de todos.
El más cuestionado y el más cuestionador.
Plasmaste en el arte de tu siglo
una geografía de rostros
tallados a espaldas de la estética vigente.
Manos callosas, risas sin dientes...
Canonizaste al pobre y al feo
expulsando una vez más
a los mercaderes del templo.
Señor de la aridez y del despojo,
nadie hallará paz en tu legado.
Sólo la más feroz
raíz cultural de Italia.
Portavoz de ese sur bastardo,
coitadino, zampuñaro,
miraste al mundo con la pupila
degollada del "Perro Andaluz".
Aún blasfemas contra el cielo
crucificado en Playa de Ostia
por la "buena gente" que oculta
tras un pobre "taxi boy"
buscó cremar tu "moral dudosa".
Virgilio guiará tus pasos
en el averno al que te confinen.
Y el día que las trompetas suenen
y recupere lo justo el cauce,
los señores serán reos,
tus personajes
fiscales.




BABILONIA EN RUINAS

De estos días aberrantes
recordaremos
la noche ardiente,
como cuando otra autoridad
decretó que lloviera fuego
y pedrisco infernal
sobre Sodoma y Gomorra.
De estos días genuflexos
recordaremos
a los hispanos que fueron al frente
por ser connacionales del Imperio.
De estos días canallescos
recordaremos
a los periodistas latinos que jugaron
la parodia de consultarse
ante las cámaras de CNN.
De estos días de "daños colaterales"
recordaremos
el mercado hecho añicos
y la habitación 15 del
Hotel Palestina.
De estos días de prepotencia
recordaremos
la tanqueta de Mc Donalds volteando
el milenario portalón de los
sumerios.
De estos días de obsceno embuste
recordaremos
las armas químicas que nunca aparecieron.
De estos días de traiciones
recordaremos
a los "irakíes libres" de Rumsfeld
listos para virreynar.
De estos días sin justicia
recordaremos
la repartija de acciones petroleras
entre los socios de Dick Cheney.
De estos días de preparto
recordaremos
a los pueblos del mundo movilizados gritando NO en el rostro del
texano. De estos días de intransigencia
recordaremos
al campesino que bajó un helicóptero Apache
valuado en veintidós millones
con un fusil oxidado,
a las familias que volvieron del exilio
no por bancar a un dictador
sino por salvar a su Patria,
a la mujer embarazada
que se inmoló contra tres marines,
al torcito que lloraba
en un hospital de campaña.
Acaso estos congéneres,
estos hermanos,
estos
compañeros,
supieron desde un principio
que no tenían chance.
Pero pelearon.
Con palos.
Con piedras.
Con muñones.
Nosotros
TENEMOS EL DEBER
DE ENVIDIAR SU DERROTA.
Porque en aquel desierto se batió la humanidad
en nombre nuestro.



Poemas de chuza y FAL




(1974-1978)


UN NIÑO JUEGA

Un niño juega
con un revólver de plástico.

Un niño juega
a que persigue a su sombra.

Con el tiempo la sombra
se volverá de carne y hueso.

Y él comprenderá que el enemigo
no es un indio ni un cow-boy.

Y le verá el rostro del oligarca
o del milico represor.

Y con el tiempo el revólver
se volverá negro y de fierro.




CIUDAD EN BLANCO

Ciudad triste
la ciudad en blanco.
No quieren que opine.

Laburantes obligados
tapan sus verdades.
Saben lo que tapan.

El apellido del prisionero,
el nombre del muerto:
Todos compañeros.

Ciudad blanca,
eres para nosotros
cuaderno nuevo:

Te estrenaremos.




(1980-1984)

EL VERSO ES IMPLACABLE
con aquel que lo ha probado.
Siempre vive al acecho,
te sigue a todos lados.
No te deja ver la vida sino a través de su prisma.
Se te prende como una enfermedad irremediable,
y de nada vale estar de olvido
o hacerse el distraído:
El,
tarde o temprano
volverá a brotar.

(1987)

SÁLVENME DE SER BUENO

No vayan a enterrarme
debajo de esas frases
como “fue un buen marido”,
en fin,
un “hombre probo”.
¡Sálvenme de ser bueno!
Que rece el cartel:
Yace aquí el más grande hijo de puta.
Nos dio trabajo.
Rara vez decía que sí.
Cuando no lo sostuvo el afecto,
el odio,
ese sentimiento imperdonable, lo sostuvo.
A todas les miró el culo
(propias y ajenas).
Educó a sus hijos
para que no hicieran caso.
Puteó hasta la última baba.
Nunca quiso arrodillarse.
En pocas palabras,
fue un sujeto impresentable.

Sigo entregando
para la dama y el caballero...



(2000-2001)

POSTAL DE ARGENTINO REMANENTE

Vinieron de oscuros confines
cuando la Patria fue posible.
No fueron protagonistas pero acompañaron
la tarea de poner un país en marcha.
A ellos les tocó
la caña tacuara a cada extremo de la pancarta,
la manguera que sacude el parche hasta ampollar la mano,
el tizón de negro de humo que anuncia
el retorno de la esperanza,
el cantito imprescindible que sostiene el acto al pie de cada
/palco,

el cordón que preserva a la embarazada dentro de la columna.
Fueron pescettos, culatas,
o apenas número anónimo en la concentración.
No elaboraron un proyecto
pero lo sostuvieron en sus hombros.
No sintetizaron la consigna
pero la corearon hasta perder la voz.
Robaron la bandera del banco y
la vaca que garantizó
el asado del 25.
El odio gorila un día
les pateó el hormiguero
y volvieron
a pretéritos oficios de sobreviviente.
Desamparados de la Nación posible,
tumbaron un cajero automático
por no olvidar el sabor del choripán.
Otra vez diáspora sin rumbo
fueron detectados por el gatillo fácil,
cada cual a su turno.
La noche los vio devolver hasta el último glóbulo rojo
sin agradecerles los servicios prestados.
El “medio pelo” descansó seguro
cuando el nuevo orden empezó a deletearlos.
Vivieron como multitud gregaria,
están muriendo por cuenta propia.
En la soledad más extrema,
en el más cruel anonimato,
mantienen una costumbre :
Saber cuándo y
con quién no se dialoga.




COMPAÑERA MERETRIZ
¿Sabés una cosa,
Sandra?:
Cada vez que me sentí mierda
me aguantaron ustedes...
Pero esta sociedad caníbal,
que nos convierte a todos
en objetos descartables
suele ensañarse
con lo que representás,
aceptando -no obstante-
y consumiendo
tu antigua profesión.
Será por eso que me da náuseas
convivir con pulcros
pedófilos de Internet,
yupis "heterosexuales"
que curten travas por izquierda y
los linchan por derecha,
sicólogos que llaman puto
al homosexual,
usufructuarios de esa pornografía fascista
en que diez patovas someten
a una aspirante a actriz,
vendedores de secretarias
que parten la manzanita en TV,
clientes sorprendidos por la yuta
que con una cometa duermen
esa noche con su esposa
mientras el yiro duerme
ocho noches en cafúa,
elegantes coleccionistas de cuerpos
femeninos
masacrados para el circuito "snuff"
del hemisferio norte...
Todos ellos ciudadanos probos,
con más poder que vos y que yo.
Te aplastan, Sandra,
porque sos
el monstruo indigerible de la historia,
espejo que refleja el estigma
de aquella doble moral que nos legó
la conquista hispana.
Mi poesía, que
casi siempre llega tarde,
te banca, Sandra,
por argentina y laburante.-


(6/2/04)
A la memoria de Sandra Cabrera, dirigente de A.M.M.A.R., asesinada en Rosario
con la complicidad de una sociedad hipócrita y patriarcal
 
 


Jorge Falcone, hijo de médico y maestra - pero nieto del poeta popular magdalense Délfor B. Méndez- nació en La Plata, Provincia de Buenos Aires, el 22 de Noviembre de 1953. Cursó sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes y, proviniendo de un hogar profundamente comprometido con la causa de los humildes -su hermana Maria Claudia fue una víctima más de la llamada "Noche de los Lápices"- sufrió persecución por resistir contra el Proceso. En 1985, más allá de esporádicas intervenciones en revistas políticas o culturales, publicó su primer libro de poemas desde la Unión de Trabajadores del Arte y la Cultura de su ciudad natal : "Piedra Libre para todos mis compañeros". A mediados de 1987 fue seleccionado para integrar la "Segunda Antología de Poesía Joven Argentina" que publicara la Cooperativa Editora Hombre Nuevo. A fines del mismo año publicó su segundo libro, "Te sigo buscando, Liberación". Culminando 1988 dio a conocer su tercer trabajo, "Bitácora. Poesia en marcha con el pueblo".En 1989 publicó Poemágicos, y al año siguiente la antología "Arre! Potrillo de los Pobres". En 1992 fue designado por el Directorio del Fondo Nacional de las Artes como jurado del Concurso Internacional del Cono Sur de Poemas Ilustrados a realizarse en Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz. En 1994 integró -seleccionado por la Embajada de las Letras-, la antología poética "Refugios del Ser", emanada del Primer Certamen Internacional de Literatura "Julio Cortazar". Al año siguiente fue honrado por la comuna de su lugar de origen integrando la antología municipal "Diagonales. Tilos y... poetas" junto a colegas de la talla de Aurora Venturini, Néstor Mux o Ana Emilia Lahitte. Simultáneamente, presentó su sexto libro, "La Esquina del Universo". En la primavera de 1999 dio a conocer sus últimos trabajos, el poemario "Salgan de las cuevas...!" y la antología poética oral (en CD) "Falcompact".
 
 
 




EPIFANIA DE EVAN WADLE


Epifania és: aura medida que o sol
desenha sobre o poema a salvo
do imundo: o ouro vivo respira
por teus poros e a carne que vibra
berço de um anjo na graciosa cintura
que baixa até teu ventre aonde moram
daimons que abrem tuas estreitas nádegas
arremessadas pelas marés do desejo
da paixão e treme o músculo
que se faz rodocrosita entre as pernas
com que sustentas o templo de teu corpo
aonde se faz luz o mundo e rí
a eternidade entre as formas do deus
que enamorado do mortal concorda
em estar junto ao frágil sem destruir seu alento

Assim te fazes meu e eu te pertenço
no orgasmo com que o amor perece
e volta a eternidade a gravar o mundo
do nascimento: epifania és daquilo
que puxa em mim para retornar ao círculo
e para dar forma à entrega despojado
de tudo e consagrado ao elogio
de teu sexo


versión de Vera Luz Laporta
aprile 2009






EL ABANDONO

a Graciela Maturo


El cuerpo me abandona lentamente.
Los ardores de fragua del verano.
El tortuoso invierno. La recelosa cobra
Del deseo oculta en madriguera.
Los colores minados por la ausencia
De la piel renovada en staccato de cada primavera.

El oro en las arenas y el sueño, el sueño
De quien entra a la presencia como a un bosque de
Símbolos donde no estabas tú. No es un arca mi cuerpo.

No es chalupa siquiera: siniestrado por las tormentas
Y huracanes, siempre en desiertos, ¿como podría
Salvar algo de lo queda en la memoria de aquel
Pajaro Azul que ayer cantaba en mis ventanas?

Ah, llévame contigo hacia el poniente donde nada
Se pone, traspone el horizonte, piérdete entre las nubes
Más lejanas, atisba entre las cifras donde tal vez
Los ángeles arrullen el silencio de Dios.

¿Volverás a la tierra? Tal vez el pino enhiesto en la colina
Te espere como el rayo y el amor que te abandona ahora
O que nuca tuviste encuentre asilo entre sus ramas

Cuando lo yermo cede y en tus ojos vuelve el lapacho
A florecer serenamente.

 

 


Tríptico: “Credos”
 
 
Alma
 
Alma mía que estas en la tierra
Iluminada sea tu “casa”:
Vénganos los misterios y acéptese
Todo destino: el don tuyo de cada
Instante arrópalo del cierzo,
Y condona tus duelos así como los
Astros dan su luz a otros mundos:
“purifícate del maligno” y aléjate del
Peligroso “abismo” liberando las
Culpas de todo exilio impuro: ¡Amen!
 
 
Padres
 
Padres míos que moráis en el Éter
en estaciones claras y colores de otoño-
séanme propicias vuestras presencias
y acéptese todo destino, los dones
que me disteis, los que robé a los Dioses
y quemé en las hogueras de vuestro
inmenso amor y no me abandonéis al maligno
que espera: Purificadme de toda tentación
y libradme de todo mal: ¡ Amen!
 
 
Patria
 
Patria mía que estás siniestrada,
Abandonada y sola de los ángeles tuyos:
Devuélvete la gloria, levántate del polvo
Y arrebuja tus penas en las sublimes glorias
De los santos y mártires que sufrieron
Contigo y perdona traiciones, humillaciones, penas,
Así que “otros” te perdonen las deudas
Perdona ya las de tus verdugos
Y no mires el vértigo de pasado falaz,
Mas líbrate de todo mal: ¡Amen!

Corrientes, Argentina - marzo 2006
 
 

 
DESCARNADO
 
a Mari Carmen
 
"Alma, blagula, blandula"
Adriano
 
 
Borrarme, sí, borrame, no estar ya,
no ser, levitar como una extraña nuve,
junto a ese Dios efimero
que en mis sueños florece,
y así permanecer, "descarnado",
soñando en la vigilia y los sueños
atento, sin saber ya si vivo,
o en el Erebo estoy, junto a María Estela,
oscilando como el pistilo
de una flor de Oro, o yo, cansado ya
de las prisiones de la carne y
el tiempo, de las heridas y traiciones
que la soledad trae consigo,
inmovil, fragil, solo,inmovil, junto a María Estela
en el palio de un templo
donde mis ciegos ojos
no contemplan ya nada
deste mundo donde triunfa el abismo
de la terrible libertad que poseé
y que atrae hacia así
con la fuerza del Caos, del abismo
sin fondo: así querría estar,
como invisible pajaro, en la rama invible
de un invisible amor, ay,
cual nubecilla eterea, ya solo canto,
ya solo soplo, ya solo poéma,
sin decir sino nada, todo almita invisible
de un fulgurante instante.
 
18 de febrero del 2005
 
 
 
 
Diálogo ocluido
Maldito mayo
 
A Corina Antonia Palma
 
¡Gravoso diálogo con los antepasados!
Las pomas eran lenguas de espuma caídas
En los frescos del tiempo,
- el aire cálido temblaba en las hojas
- (recordad que en este continente la primavera es ilusión)
Y las rubias arenas, serenísimas,
Se entregaban graciosas a los pies del viandante:
Así entrábamos al tiempo de citrus amarillo
Como quien va al paraíso, y la nada se deslizaba
A nuestros ojos, pletóricos de imágenes,
Como la abeja que trabajaba el polen arduamente:
En nuestros castos oídos, zureos de palomas,
y en las bastas orillas de los grandes esteros
El grito de "chajá", o en el árbol cercano,
La invisible pero omnipresente alondra,
Como anuncio fatal de lo que va a venir!
 
- recordad también que la naturaleza bárbara
- no admite ingenierías ni estéticas de jardinería
Orficas; un continente bárbaro no se viste de joyas.
 
Las llanuras, espejismos del ojo,
Y la nada que crece, como el recuerdo que se acrece
Con el paso del tiempo: ¡maldito mayo, en nombre de la
Cizaña de mis sueños yo no te absuelvo
Y en vista de los que no vinieron y en el de los que se fueron,
Yo te maldigo y pregunto al oráculo,
Por qué, por qué en mayo, tan cercano a la nada!
 
Ah!, yo no dije me fui, Mariela Mioni,
 
Solo dije, "me iré", me iré sin molestar a los árboles-
en el tímpano tengo guardado
La voz de un solitario "guayabo"-, porque a pesar de todo,
aun estoy aquí, como el lobo en la estepa,
Amenazado por furtivas malicias, arrastrando diálogos
Y huellas con carcomas y sangres coaguladas,
-y aún saludo al viento, canto corales inaudibles,
Doy a mi voz el pentagrama de aquella muda sinfonía,
Y me estrecho en el lecho donde voy a morir
Más tarde o más temprano, preso de este maldito mayo!
 
Dónde, abuelo, sembraste la progenie
Para luego volar hacia las rías, sin pedirnos permiso?
 
Por qué, madre, en un maldito mayo,
Mientras crecen en mi desiertos de la nada,
Y se agiganta en mi alma, tu amor a lo sereno
Y la dulce ilusión de una calma de oro!
 
Hay!, y aún estoy aquí; para qué,
si nadie puede responderme?
Y agotadas mis fuerzas
aún pervivo y en mi corazón, tantas vences vencido,
aún canta la alondra, que me acunó de niño.
 
 
mayo 4 - 2005
 
- guayabo: árbol regional de corrientes
- "chajá": ave regional de la zona
 






Oscar Portela, nacido en la provincia de Corrientes (República Argentina) en 1950, Administrador Cultural, ha ocupado importantes funciones en su provincia y ha integrado por dos periodos consecutivos la Comisión Directiva de la Sociedad de Escritores de la Argentina. Ha publicado los poemarios Senderos en el bosque (Torres Agüero Editor), Los nuevos asilos (Botella al Mar, Buenos Aires), Recepciones diurnas, celebraciones nocturnas (Editorial Crisol, Corrientes), Auto de fe (Municipalidad de Corrientes), Había una vez (Botella Al Mar), Memorial de Corrientes (Editorial Tiempo, Corrientes), Golpe de gracia (Editorial Marymar, Buenos Aires), Selección poética (edición bilingüe, Ediciones del Correo Latino, Buenos Aires), La memoria de Láquesis y Fresas salvajes (1ª ed., Ediciones de la Universidad Nacional del Nordeste, UNNE; 2ª ed., Dunken, Buenos Aires) y El maldito asombroso (Editorial Tiempo), así como el ensayo Nietzsche, sonámbulo del día (Editorial Tiempo).  Obtuvo el Primer Premio Nacional Carlos Gordiolla Niella con su poemario Estuario, publicado por la Comisión del Cuarto Centenario de Corrientes.
 
 

TENGO PARA MÍ

A mi maestro Oscar del Barco


Tengo para mí que soy yo mismo
la sombra que me guía y que se adensa
tras de mis ciegos pasos. Seguro estoy
de que soy aquel rapaz dueño del daimón
que promueve destinos que derivan
en la espectralidad de la intemperie-
y que sueña el reposo y sin posada,
se corona a sí mismo con espinas-
mirtos, alas de colibríes, piel de culebras-
en el vacio sótano de un castillo parlante.

Y tengo para mí la sombra del suicidio,
la ajusticiada sombra de la lumbre -
el danzarín desesperado - el bufón hecho tea-
todo lo tengo para mí, pues yo soy ese y el otro,

el otro que me espera, que no termina de nacer,
el moribundo - el nonato que finge estar aquí-
y ser el sueño de una pobre mujer en pueblo oscuro.

Ese soy y para mí lo tengo: lo tengo escrito en lápidas
de pórfido, en lenguas nunca habladas,
sobre salobres mares desecados y soy el asesino y
el amante, el ladrón y el que dona sin esperar ya nada-

Soy el desesperado que desea no desear ya más
que la desidia - el odiador del verbo y de la música-
de los paisajes que remedan espejos
lanzados como sombras al abismo de un corazón
ya muerto: soy el amanecido
y el que ignora los ciegos soles de toda aurora ausente.

Soy Villon y soy Poe y soy una elegía interminable
que susurra los nombres nunca dichos y que caen con
ellos taciturno al fondo del averno. Ay, y tengo para mí
que soy yo mismo Lucifer y Gabriel en duelo extraño.

Así afirmo que tengo para mí que las doloras de Vallejo fueron
escritas por mis lágrimas y que debo quedarme - aquí me quedo,
solo, temblando, como un ave sin nido en seca rama.

Soy el lascivo y el asceta que se desangra a solas
sin hermanos o respuestas que me confirmen en aserto
- digo que tengo para mí que soy yo mismo- y el otro- el otro-
el otro Oscar que sabe lo que calla y llora a solas-
a solas canta y el desierto mundo que se acrece aquí - como
un buque fantasma en las tinieblas sigue su rumbo
sin otro puerto que vigilia eterna: este soy yo que para
mí lo tengo. Ave de un paraíso extraño, veneno de una cobra
en celo que paraliza y mata, yo soy esto. Y aquí me quedo.

Ya sin lugar ni mundo pues los dejo a la sombra que jamás
da conmigo en el cuadrante y al otro, al otro Oscar, al que yo
espero muriéndome de frío en el averno: que extraña certidumbre
ésta que tengo y pues paro ahora mismo - el tener para mí
que yo soy este - y el otro - y los otros y los otoños lánguidos,
o las ciudades despobladas y un lejano recuerdo
que me habita: un abra y un caballo a solas y el daimón
invisible que extravía a las almas más sencillas y nobles -
la porfía y la lucha contra el viento - tengo yo para mí
que ahí nacieron.



Ahora
 
Ahora que mis soles mortecinos
Van a eclipsarse definitivamente,
¿Como no salmodiar al dios que nace,
Estrella de la mañana, nueva aurora –
Y libar de su polen que da vida
Y abras de luz a un mundo ensimismado?
Aquí bebe el mortal, no en los
Dioses crucificados o dolientes,
Sino en la transfiguración eterna de lo
Mismo, el mismo sol eternamente
Diferente. Es Apolo y es Marcias
A un mismo tiempo: sus bucles caen
Sobre el poniente como versos
De un cadencia insomne que a si misma
Se ignora. Los tiempos de indigencia
No son gratos. En extraños convierte
A los que gratitudes y reverencias
Se prometen y pactan un secreto
Que al mismo mundo dejaría inerte.
Cuatro letras, cuatro signos conforman
El alfabeto que puso un Dios entre
Mis labios para que cante el canto
Ya postrero de aquellas osadías
Que me llevaran antes al Conquero. Sale
Del agua, del canto emerge siempre
Como lo mismo renovado y en ésta
Soledad del alma mía, el amor se me muere
Entre los labios. Es la vida que vuelve
Mientras ya me despido de éstos aires.
 
27 de diciembre del 2006
 
 
 
“Speculum”: Visiones

a mi amigo Murilo Cardozo de Castro
 

Una vez más confundes la soledad con el amor.
“Speculum”, espejismos del alma errante
Y sin morada para la cual no ha amanecido
Aún sobre la tierra, pues que “nacimos demasiado
Tarde para los Dioses y temprano para el ser”…
Ni cielo o tierra contendrán las grafías que los
 
“Espejos” guardan para si ” : solo el viento,
El viento, el viento se llevará consigo, nuestras
Saladas lágrimas y el áureo sueño de aún estar aquí.
 
Corrientes, Argentina - marzo 2006
 
 
 

  Diálogo inconcluso

  por qué y para qué madre
  Mayo 1950/ mayo 2005 (en mis 55 años)

 
  Por qué madre, para qué, estéril la pregunta,/
  Un yelmo fantasmal vacío, llena la espectral figura,
  Por qué, para qué si contestar no puedes,/
  Un enviado a este país de sombras, por excesiva luz,/
  A este país de arena y agua y llanurales/
  Con excesivos verdes, tormentas y rayos, y vaciado
  De todo/, con el alma aherrojada por diminutos duendes,
  Y engañosos daimones, / para qué la pregunta,
  Para qué si así deyecto entre futuras ruinas y silencio,
  Y torva soledad de turba, por qué a mi, por que así/
  Aherrojado a finitud y muerte/ de la madera de los sueños
  Hecho/ así y aquí, / expuesto desde siempre/
  A gravosa penuria que invade este país de nada /
  Nada, nada, / más que memorias espectrales,/
  Y el abandono de sentir la pena de una eterna deriva /
  este cuerpo de humo que los espejos
  / de repetidas pesadillas no reflejan/ cuerpo ya
  abandonado por el cuerpo / y aun así, preguntando…,
  / por qué , y para qué madre/ de aquel hilo de luna
  del mayo que pasó/ entregada a las aves nocturnas
  y a los linces, diste parte de mi, a los brazos
  de un hombre / vacío de pasiones, abandonado, /
  y sólo sostenido por el diurno celo de tus manos,
  en el aire deste país que gime la noche
  en que gestaste una alada pregunta,/ sin más peso
  que el leve soplo de la informe Gorgona/ que ha convertido
  en piedra y en espera de nada, nada/este nombre
  que luego abandonaste a la intemperie insana
  de la palabra/ a la llama que convierte en ceniza/
  al abismo donde habita el infierno de los otros/
  presos de la bárbara nada, nada, nada/ por qué
  el beso, la pasión, la ternura/ para que la estrecha
  puerta por donde se entra a la nada del Otro/
  a las puertas cerradas del infierno del Otro,/
  oh madre/ de muerto sí, aquí, así/ en este
  continente donde reinan la nada y los dioses han
  muerto/ como yo/ como tú/ y ni las huellas quedan
  de las vagas promesas de los días radiantes! /
  ay, no, no buscaré la sangre, me ire;, me iré,
  sin molestar al viento ni a los árboles/ sin que la
  nada sepa que me espera/ y dormiré milenios/ sin
  que nadie me llame/ y tú madre/ ya no podrás
  llamarme ni en los sueños/ porque toda ceniza/
  se confunde solísima a infinitud , en este camino/
  que se aparea con el viento.
 
 
 
 
 
       Aire de milonga
      
       a mi Amiga Emilia

 
       Tanto silencio me tísna.
       Me ahombra el alma.
       Tanta morada vacía,
 
       Tanto dintel escombrado,
       Tanta puerta mutilada .
       Eso es la vida señores.
 
       Mientras nos vamos muriendo
       En pos de esperanzas vanas,
       Retornar es imposible
 
       Las flores no dicen nada.
       En el jardín un 'suindá'
       Se posa oscuro en las ramas.
 
       Así somos despedidos,
       Porque despedirse es canto,
       Es camino de intemperie
 
       Sin rebozo ni posada.
       Como siempre estoy conmigo,
       Dialogando y recordando.
 
 
     Loreto. Corrientes. Mayo 15 del 2005
     A Guillermo y Ana mis hermanos
 
- en idioma guaraní, ave que emite un canto triste y    melancolico
 
 
 



 
El Desierto
 
a Graciela Maturo
La primera que miró "el abismo"
 
 
Tu alma es el Abismo. Imposible
Reconocerlo como tal. Tan sin medidas
Sus fundamentos. Solo el desierto oculto
A las visiones tan sin márgenes, tan espectral
Y tan sangral como los sueños, podría nombrarlo
Y descifrar enigmas. ¿Tu comprendes ahora?
Desierto es el abismo donde solo el espíritu sonámbulo
Vaga desnudo sin brújulas ni estrellas.
No hay pastores ni cabras, no hay huríes ni dátiles
Ni espejismos de Oasis , en esta pesadilla que me asfixia
Y que turba mis sueños con horrorosas voces
Sonando en el Vacío. No soy
o estoy acá, pertenezco al ayer
Y camino en la luz sin que me vea nadie. Nadie. Nadie.
Inconmensurable mi sed, látigo que el desierto abate
Sobre mi boca abierta ,cenizas de los muertos
Y un ardiente silicio. Nada más. Grafías. Yo no soy esto.
No me conformo. Y si lo que nos espera es el “vacío”
Hagamos de ello una injusticia de la implacable Moira
Con que un hado siniestro guió nuestro viaje.
 
20 de junio del 2006
Autobiografía Poética
 
A Víctor Zaza y Enrique Rebull
 
 
Punto Muerto (Dead End)
 
Era temprano, demasiado temprano.
La diana era blanca como la escarcha
del invierno, y migraban los días
como aves, llevadas por los vientos
de los faustos veranos. Luego grité:
"abandóname infancia o descíframe tus
enigmas", pero todo fue en vano: aquí
estoy poseído por un país de dulces aguas
y garzas blancas o moras, ya abandonado
para siempre, para siempre descarnado
y sin sueños, quieto, inmóvil, sombra
de mi mismo, "yo que estuve en toda
la oscuridad, y parte de la luz, o he
sido todo esto", Liza querida, ya para siempre,
sólo y a la intemperie de las bárbaras
imágenes que me poseen, en la vigilia
y en los sueños: Erase un pueblo (¡ay! Loreto)
llegado desde lejana Roma, y aupado por
los ángeles, lejano, inmóvil fuera de todo
todo tiempo, donde besé a mi madre,
tierna, tierna Marina, y al callado , casi
oscuro, casi silencio, Don Modesto Portela,
padres que me trajeron a estas tribales
tierras, donde pasé la infancia, adentrándome
en la infinitud del dios de los esteros,
y los libros que asolaron mi infancia
como varas de fuego: la sangre de ibérico león
corría por mis venas, toda ella poseída
por la mágia, negra o azul, de las mezcladas
razas de mi América: luego, Oscar Ignacio
Portela Bofill, y Molina Gómez de Barreda.
Los punzantes estiletes grabados en la carne
del alma del asfalto, donde el amor, otras imágenes,
hicieron nido en mí, "dolores" y fracasos,
estigmas y entusiasmos, que poco a poco,
hicieron de un niño enfermo y custodiado por
las gracias, el luciferino adolescente de una
edad de oro, en el cual venían hacia
mí, nuevos padres, amigos que ya no están
y sin embargo sobreviven, y el exilio y la cárcel,
y los aplausos, y rebeldías o claudicaciones
de un alma que había bebido néctares y frutos
de un paraíso perdido -1950, y luego, y luego,
las espectrales sombras, los insomnios eternos
como el amor perdido, como la roja muerte que se
llevó a mis padres, yo tigre, yo tauro, y ahora
sólo "poeta en tiempos de penuria",
re-escribiéndome a mi mismo, para borrar las
huellas que delatan mi huida, hacia donde, cuando?
Porque a pesar de todo aún respiro, aún mis manos
transpiran, y aún se posa en mi pecho el candor
Del jilguero que me acunó de niño.





© 2003/2009 SÉ-SITO
webmater
I diritti dei testi presenti in questa pagina sono dei rispettivi autori.
 
pagina aggiornata il 9 agosto 2009